CLASIFICACIÓN SEGÚN LA PRESENCIA DE MICROORGANISMOS

Para los fines de este blog, se mencionara solamente una de las tantas clasificaciones existentes para los suelos. Se hará la descripción de la clasificación según la presencia de microorganismos en él.

  • Suelos tipo putrefacción: Cuando en los suelos cultivados se introducen materiales orgánicos, éstos se transforman rápidamente en sustancias inorgánicas y al descomponerse liberan energía en forma de gas y calor,produciendo con ello contaminación. A este fenómeno se le denomina “suelos en putrefacción”. El fenómeno de la putrefacción es una transformación inorgánica que se origina por la transformación de materiales intermediarios inestables en el momento en que los materiales orgánicos son descompuestos por los microorganismos. Los materiales intermedios y el calor formado en este fenómeno generalmente son perjudiciales para los animales y las plantas, y no pueden ser utilizados como energía. Los suelos en estado de putrefacción son patógenos y favorecen el surgimiento de insectos y enfermedades en los cultivos. Los fertilizantes sintéticos así como los venenos agrícolas perjudican constantemente las funciones biológicas y básicas en los suelos: cuanto más son utilizados, más fortalecen la tendencia de los suelos hacia la putrefacción.

Tomada de: microorganismoseficientes.wordpress.com

  •  Suelos tipo bacterias purificadora: La clasificación biológica de este tipo de suelo está limitada a la mayoría de los suelos de los bosques forestales nativos, los cuales poseen una gran acción purificadora en función de su estabilidad biológica y por la poca o ninguna acción antropocéntrica y desastres naturales que en ellos ocurren. Cuando estos suelos cubiertos por bosques sufren los impactos de la tala, la roza, la quema y la siembra, muestran su acción benéfica de purificación biológica y gradualmente los sistemas agrícolas explotados en estos suelos agotan esta acción. Inicialmente, los cultivos realizados en este tipo de suelos, después de la primera tumba y quema, traen buenos resultados durante los primeros ciclos agrícolas mientras duran y actúan las reservas de las bacterias purificadoras y las cenizas. Después de un tiempo muy corto de cultivo el humus comienza a disminuir y a desaparecer y la acción de las bacterias declina. Con este fenómeno el suelo se transforma en el tipo putrefacto y los microorganismos patógenos, que al inicio eran limitados por la estabilidad y el equilibrio microbiológico, aumentan gradualmente hasta transformarse en un serio problema dependiente de insumos y en ciclo vicioso de enfermedades.

  • Suelos tipo fermentación y síntesis: Este tipo de suelo se sostiene a partir de la efectiva acción del flujo de energía en un ambiente de pureza, sin crear contaminación. Está confirmado que cuando se fija en el suelo una combinación microbiológica tipo fermentación-síntesis, no se produce liberación de gas ni de calor, aun incorporándose materiales orgánicos in natura al suelo. Por otro lado, también está comprobado que cuando los microorganismos del tipo fermentación predominan, los materiales orgánicos in natura incorporados al suelo se transforman en aminoácidos y azúcares, sustancias de gran importancia para los vegetales, y por lo tanto terminan siendo reciclados como energía orgánica. En la fermentación se da el proceso contrario al que ocurre en la putrefacción: los materiales orgánicos se vuelven sustancias útiles y solubles. La fermentación es el fenómeno por el cual la proteína se subdivide en diversos aminoácidos, y sustancias vegetales como la celulosa y la lignina se transforman en glúcidos. En el proceso de la fermentación los materiales orgánicos se mantienen en el suelo en forma de energía asimilable, que será programada biológicamente por los vegetales en forma de energía orgánica sin liberar calor y mucho menos contaminando el medio ambiente.

Consecuentemente, cuando el suelo está transformado en el tipo fermentación-síntesis por medio de la simbiosis de los microorganismos de los tipos de fermentación y síntesis, el aprovechamiento de la materia orgánica es más efectivo. Suelos de este tipo tienen la capacidad de transformar las sustancias nocivas que surgen “espontáneamente” en sustancias benéficas por intermedio de los procesos de fermentación de síntesis biológica. Esto crea condiciones en los suelos para que las bacterias patógenas no puedan ser activadas. De esta forma, el suelo vivo se vuelve puro y saludable y los cultivos se tornan resistentes a los cambios y las variaciones repentinas del medio ambiente.

 La putrefacción no solamente reduce y perjudica las actividades celulares, sino que también contiene elementos que provocan el surgimiento de enfermedades e insectos. Con la utilización de la harina de rocas, abonos orgánicos y biofertilizantes todas estas anomalías se pueden amortiguar en los suelos, lo cual dará paso firme a una agricultura al alcance de todos, con seguridad, confianza y con cromatogramas en manos campesinas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s